sábado, 2 de mayo de 2015

Mochilas ergonómicas: ¿Cómo evitamos usarlas incorrectamente?


Las mochilas ergonómicas son un aliado excelente para portear bebés y niños que ya tienen un peso considerable. ¡Podemos usarlas hasta los 3 años o incluso más! Son cómodas, seguras y fáciles de colocar. Sin embargo, pueden estar siendo usadas incorrectamente.

En este post les cuento sobre su buen uso, los errores más comunes y cómo solucionarlos.



Recordemos primero que, idealmente, las mochilas está recomendadas para bebés que ya se sientan por sí mismos, dado que su ajuste no es "punto por punto", por lo tanto el peso (aunque bien distribuido) recae sobre la cola, muslos y cadera del bebé; y por lo tanto es conveniente que su desarrollo ya sea óptimo. Pasemos a ver ejemplos concretos sobre usos incorrectos.




Este es probablemente el error más frecuente. Sucede sobre todo cuando el bebé o niño ya tiene cierta altura y, con el fin de despejar el campo visual, el adulto coloca el cinturón. El cinturón siempre debe ir en la cintura (a la altura de tu ombligo aproximadamente), situando al bebé o niño en nuestra mitad superior. Colocándolo más abajo logramos desplazar nuestro centro de gravedad, lo que implica que para compensar el peso movemos (sin notarlo) la pelvis y perdemos la posición adecuada, sobrecargando la lumbar. Esto va a tener como resultado dolores de espalda, principalmente en la zona baja

Si porteás y te duele la espalda, los hombros o las cervicales, ¡ATENCIÓN! porque algo no está bien. Recordemos que el porteo ergonómico asegura una distribución correcta del peso y respeta la fisonomía de ambas partes. 




Segundo error muy usual: incorrecta posición de las piernas del bebé. La posición adecuada es en M (o ranita): espalda curva, rodillas más altas que la cola, pelvis del bebé sobre el cuerpo del adulto. La rodilla nunca debe caer ni estar a la misma altura que la cola, sino que debe estar flexionada, con tela como soporte. Para conseguirlo podemos levantar con firmeza las rodillas de nuestro bebé, haciendo que la cola baje y formando la M (lo cual se denomina en porteo "bascular" la cadera). O lo que es lo mismo, rotar levemente su pelvis para que quede en contacto directo con nuestro cuerpo, bajando la cola y subiendo las rodillas. La cola del bebé debe "caer" dentro del panel de tela y no estar sobre el cinturón (nos damos cuenta si la posición es correcta porque la cola tapa levemente el cinturón lumbar). Es importante aclarar que la ranita de la mochila ergonómica no es igual a la que logramos con un fular, por ejemplo. Esto no es un problema, dado que si colocamos a un bebé de 6 meses o más su desarrollo ya no requerirá de una posición tan pronunciada.


Es bastante común que la mala posición suceda porque la mochila ya quedó pequeña (¡y no nos dimos cuenta!). Si el puente (tela que va de rodilla a rodilla, la parte inferior del cuadrado central) no le llega al niño de rodilla a rodilla debemos cambiarla por una más grande (talle "toddler" -2 a 3 años- o incluso "preescolar" -más de 3-). Tengamos en cuenta que a medida que nuestro hijo crece deberíamos ir adaptando los portabebés a sus necesidades. Que la tela no llegue de rodilla a rodilla quiere decir que la posición deja de ser ergonómica, siendo a veces molesta para el bebé y generando que nuestro centro de gravedad de nuevo se desplace. Si estás sintiendo dolores lumbares al portear esta puede ser la razón.




Otro error que puede hacer que nos duela la espalda: ajuste incorrecto de las tiras laterales. Este ajuste debemos hacerlo con el bebé ya colocado, hasta sentirlo bien cerquita. Al inclinarnos hacia adelante el bebé no debe despegarse de nuestro cuerpo. Por seguridad y comodidad.




En estas fotos vemos una posición óptima: rodillas en M o ranita, espalda curva, altura correcta: a un "besito" de distancia. Cuando los niños son altos muchas veces el porteo al frente puede molestarnos al campo visual (siempre dependerá de nuestra altura, claro). En ese caso la solución será portear en la espalda; pero nunca bajar la banda inferior.


¿Qué les parece este resumen? Si tienen dudas no dejen de escribirme. ¡Buen y feliz porteo!

1 comentario:

  1. Me pareció una explicación muy clara, hemos estado teniendo problemas al momento de usar la mochila, y ahora yo me ando fijando bien si he hecho los ajustes necesarios y a mi esposo a veces le quedaba muy abajo o cuando porteaba en la espalda el peque no estaba tan pegadito. Gracias por el post!

    ResponderEliminar