viernes, 19 de junio de 2015

Porteando pesos pesados... Consejos para portear más allá de los 2 años


Portear es hermoso y tiene grandes beneficios, pero... ¿qué pasa cuando nuestros hijos crecen y comienzan a tener un peso importante? Sabemos que los niños siguen pidiendo upa mucho más allá de los 2 años. ¿Entonces por qué no portear? En este sentido el porteo puede ser un gran aliado en nuestro día a día: para hacer las compras, para pasear en familia, para ir al jardín... No te pierdas estos consejos para portear a tus hijos por mucho más tiempo.

Empecemos de a poco. Idealmente, en lo posible, lo mejor es comenzar a portear durante los primeros meses de nuestros hijos. No sólo vamos a disfrutar de las enormes ventajas desde más temprano, sino que nuestro cuerpo se va a ir adaptando progresivamente, fortaleciendo los músculos de a poco. Si esto no fue posible, de todos modos podés portear. También el consejo es el mismo: de a poco. Probá diferentes portabebés, buscá el más cómodo y comenzá usándolo en tramos cortos. De a poco vas a lograr fortalecer tus músculos y mejorar tu postura.

El portabebé adecuado. Si queremos portear más tiempo es probable que necesitemos adquirir más de un portabebé. Sí, es cierto que muchas expertas en porteo usan sólo un fular tejido durante años y años, pero no es lo más usual. Es mucho más común que utilicemos varios modelos a lo largo del crecimiento de nuestro hijo: fular elástico, bandolera, mochila, etc. A medida que su cuerpo crece y su peso aumenta, va siendo necesario adaptar nuestros portabebés a este crecimiento. Si estás sintiendo molestias con tu portabebé actual es probable que sea momento. Una buena forma de darse cuenta es que la tela ya no cubre el tramo de rodilla a rodilla (la famosa M). Y si las piernas del niño caen, vamos a sentir dolores lumbares. Es hora de probar otro portabebé y notar la diferencia.

La posición correcta. No a todo el mundo le resulta cómoda la misma posición. Por eso hay que probar. Probablemente porteemos mucho menos al frente y mucho más en la espalda o en la cadera (para tener mayor campo visual). Y no sólo a esta posición me refiero. Es muy pero muy importante cuidar que la posición de ambos cuerpos sea correcta: ubicación, altura, ergonomía, ajustes. Por más peso que tenga nuestro bebé, el porteo ergonómico jamás tiene que generar dolores en quien portea. Si hay dolores es porque hay cosas por corregir.

Elijamos el portabebé según la distancia y la necesidad del momento. Si la distancia es corta y sabemos que el niño va a querer "subir y bajar" seguramente sea mejor llevar un portabebé a la cadera. Si vamos a caminar mucho y es probable que se vaya a dormir sería mucho más adecuado un portabebé que reparta el peso en ambos hombros y sostenga la cabeza, como una mochila ergonómica. Aun cuando creamos que no vamos a necesitarlo, nunca está de más tener uno en el bolso. 


Yapa: ¿Cuáles portabebés puedo usar?

En este apartado un poco más de info sobre los mejores portabebés para la etapa de "pesos pesados".

Fular rígido o tejido. Foto: Micomeu

Fular rígido o tejido: No tan sencillo de conseguir en Argentina, este tipo de fular es ultra resistente, versátil y permite posiciones al frente, espalda y cadera. Necesita de aprendizaje: y no sólo se deben aprender nudos sino también a conseguir un buen ajuste punto a punto. Es un portabebé hermoso pero lleva tiempo colocarlo y quitarlo ya que tiene entre 3 y 5 metros de largo, aproximadamente. 

Mochila toddler. Foto: Cangureando

Mochila ergonómica talle toddler: Ideal para quienes quieren algo fácil de poner y sacar, sin demasiadas complicaciones. La mochila toddler es cómoda, reparte el peso uniformemente y tiene capucha para sostener la cabeza en caso de que el niño se duerma. Permite cargar al frente y a la espalda (y en algunos modelos también a la cadera). Para estas edades necesitamos sí o sí el talle toddler, a menos que consigamos una mochila con extensores.

Bei dai. Foto: Carry me away

Bei dai: Muy similar a la mochila, el bei dai se diferencia por poseer tiras largas que se anudan en lugar de broches. En algunos casos serán anchas y en otros más pequeñas y acolchadas. Necesita aprender a anudarse correctamente, pero no mucho más. Para niños grandes debemos asegurarnos que el panel sea ancho y llegue de rodilla a rodilla. Es mucho mejor si tiene capucha.

Bandolera de anillas. Foto: Cangureando

Bandolera de anillas: Este portabebé es una buena herramienta para tramos cortos en los cuales el niño quiera bajar, subir, volver a bajar, etc. Si bien carga más un hombro, el peso está también sostenido por toda la tela que cubre gran parte de la espalda de quien portea. Es fácil de colocar y tiene un ajuste excelente.

Pouch. Foto: Carry me away

Pouch: Muy similar a la bandolera en cuanto a uso, pero sin un ajuste punto a punto (lo cual en esta etapa de porteo no es un problema en absoluto). La ventaja es que ocupa poquísimo lugar. Y la desventaja es que no se puede compartir, porque se utiliza a medida de quien portea.

¿Y hasta qué edad portear? Eso sólo puede decidirlo cada familia. Yo preguntaría: ¿Hasta qué edad pensás hacerle upa a tu hijo? :)

¿Dudas, preguntas, inquietudes? ¡Consultame! O mucho mejor... ¡Sumate a nuestros talleres especialmente dedicados a niños grandes!

A portear se ha dicho.
Noe

No hay comentarios:

Publicar un comentario