sábado, 18 de julio de 2015

Cochecitos, portabebés y desarrollo de la columna vertebral de los bebés

Muchos padres no pueden concebir la vida sin un cochecito, un huevito para transportar a su bebé, o ambos. Muchos pediatras recomiendan que los recién nacidos y niños pequeños permanezcan tendidos en forma horizontal sobre sus espaldas en un cochecito y no sean llevados, con el fin de evitar forzar sus cuerpos aun en desarrollo. Sin embargo, dejar a un bebé sobre su espalda en un cochecito es, de hecho, más estresante tanto a nivel físico como emocional. Puede incluso inhibir algunos tipos de desarrollo físico. Ser llevado o porteado (cargado en un portabebé) con el soporte adecuado a su cuerpo es a menudo preferible para ambos: bebé y madre. El porteo vertical optimiza el crecimiento físico, emocional e intelectual del bebé.

La columna vertebral humana no es perfectamente recta, aunque podría parecerlo desde el frente o la espalda. Cuando es vista de lado, la columna muestra cuatro curvas leves, resultando en una forma de S alargada. Estas curvas nos ayudan a mantener la flexibilidad y el equilibrio, y absorben el estrés físico que nuestro cuerpo y columna sufren durante el día.

Pero no nacemos con estas curvas. Se desarrollan gradualmente como resultado de la respuesta y adaptación de nuestro cuerpo a la gravedad. Al momento de nacer, los bebés se encuentran en un estado de flexión, lo cual significa que su columna posee la forma natural de una larga C (convexa).
Foto: Kangura

Ilustración: Nicole Rudolf

Inicialmente, un bebé no tiene la fuerza ni las curvas en su columna para sostener su cabeza. Pero a medida que sus músculos se fortalecen, será capaz de elevar su cabeza en contra de la fuerza de gravedad y una curva comenzará a desarrollarse en su cuello (la curva cervical) para ayudarlo a balancear su cabeza.

Más tarde, cuando comience a gatear e impulsarse a sí mismo en posición vertical, la curva de su espalda baja (curva lumbar) y los músculos que sostienen su espalda comenzarán a desarrollarse también.

Acostar a un bebé en forma horizontal sobre su espalda estira su columna alejándola de su natural forma de C y transformándola en una línea recta. Esto no sólo es estresante para su columna, sino que también puede tener un impacto negativo para el desarrollo de sus caderas. También ha sido demostrado que causa plagiocefalia (cráneo deformado, aplanado en la parte posterior o en uno de sus lados; generalmente requiere de un casco para corregir y volver a formar correctamente la cabeza) y cuerpos deformados con escaso tono muscular.

Foto: Plagiocefalia.com

Dado que los huevitos y sillas de auto ayudan a mantener la forma original convexa de la columna, pueden interferir en la formación de las curvas naturales y el desarrollo del tono muscular. Por el hecho de que soportan la cabeza y el cuello del bebé evitan que éste use sus propios músculos para sostener su cabeza. Esto puede ser un serio problema cuando los bebés pasan la mayor parte de su día en el huevito o cochecito (no estamos sugiriendo que los portabebés deberían reemplazar las sillas de auto para transportar al bebé dentro de un automóvil).

Cuando un bebé es cargado en forma vertical, sin embargo, es capaz de practicar varios movimientos compensatorios, mejorando su fuerza muscular y permitiéndole mayor control sobre sus habilidades de motricidad gruesa y fina. Cuando la madre [o el adulto que lo carga] camina, para o gira, el cuerpo del bebé naturalmente trabaja contra la fuerza de gravedad para mantenerse en posición erguida.

Si este es el caso, ¿por qué algunos insisten en que la posición horizontal es tanto mejor para los bebés, a pesar de toda la evidencia que indica lo contrario? Esta asunción podría deberse al conocimiento de los portabebés verticales de los años 80's y 90's, con la típica falta de soporte para la cabeza y cuello, agujeros para las piernas, ningún soporte para las piernas, más parecido al arnés de un paracaídas que a un dispositivo para llevar a un tierno recién nacido. Quizás vieron tantos bebés mirando hacia afuera mientras eran porteados que asumen que todos los portabebés no ofrecen soporte. Ese tipo de portabebés no posee un soporte adecuado para las piernas y puede causar diplasia de cadera.



Imágenes: International Hip Dysplasia Institute


Cuando miran hacia el frente, su centro de gravedad se apaga. El peso se posiciona en los hombros y pecho del bebé, a menudo presionando sus hombros hacia atrás y ahuecando su espalda aun más. También lleva presión a la base de su columna y a los muslos internos del bebé, y es muy estresante para su cuerpo.

¿Cómo, entonces, deberíamos cargar a nuestros bebés? Cuando un bebé es llevado, debería estar orientado siempre hacia su madre [o adulto que lo lleve]. Idealmente, la tela del portabebé debería extenderse hasta la parte de atrás de sus rodillas, lo cual posiciona apropiadamente su pelvis y su columna. Los portabebés verticales que dan soporte a las piernas, cargando al bebé como lo haríamos en brazos naturalmente no comprometen la columna ni la cadera del bebé.  Una madre, usando sus brazos o una simple pieza de tela puede dar soporte a las piernas de su bebé (separadas, flexionadas y con las rodillas dobladas), brindando también soporte a su cadera y columna. En lugar de tela en la entrepierna (que no da soporte alguno a las piernas), los portabebés ergonómicos ponen al bebé en una posición que sostiene sus piernas. Si el bebé aun no sostiene su cabeza, además, el portabebé deberá proveer ese sostén.
 


Esta posición de "ranita" es la que los bebés están programados para asumir cuando son levantados en brazos.




Cargar un bebé es la manera además de fomentar un apego emocional seguro y un buen desarrollo cognitivo. Le da al bebé la oportunidad de aprender acerca del lenguaje, las expresiones faciales, el medio ambiente y mucho más, gracias a su posición y su proximidad al adulto. Se sienten más seguros y están más alertas cuando se encuentran en esta posición vertical. Lejos de "malcriar" al bebé o crear un "tirano", se satisfacen las necesidades del bebé de contacto, cercanía y calor.

En resumen, dejar a los bebés en posición horizontal sobre sus espaldas en un cochecito o restringidos a un huevito o silla de auto no es mejor para sus cuellos, columnas, caderas ni mentes. Los bebés están destinados naturalmente a ser llevados. La posición vertical con el correcto soporte de piernas es la posición más deseable y es lo suficientemente amable como para no estresar el cuerpo de los bebés. Llevando u su bebé cerca del corazón, una madre no sólo estará eligiendo el método más benéfico y físicamente mejor de llevar a su bebé consigo, sino que también estará proveyéndolo del ambiente óptimo para su crecimiento psicológico y emocional.

Adaptación libre del texto de: Welcome Baby

No hay comentarios:

Publicar un comentario