viernes, 31 de julio de 2015

¿Qué es el centro de gravedad y cómo afecta al porteo?

Imagen: Universidad Nacional de Trujillo, Departamento de Física, Biofísica Médica Biomecánica

¿Qué es el centro de gravedad y cómo afecta al porteo? El centro de gravedad es el centro de simetría de masa, donde se intersecan diferentes planos. En dicho punto se aplica la resultante de las fuerzas gravitatorias que ejercen su efecto en un cuerpo.

En el cuerpo humano el centro de gravedad se halla en la pelvis, anterior al sacro. Es interesante notar que las mujeres poseen este punto más abajo que los hombres ya que su pelvis y sus muslos pesan más y sus piernas tienen una extensión menor.

Se conoce con el nombre de línea de gravedad a la línea imaginaria que atraviesa verticalmente el centro de gravedad. A grandes rasgos, es correcto decir que si la postura es adecuada esta línea atraviesa las vértebras cervicales medias y lumbares medias, así como el frente de las vértebras dorsales.
 
Imagen: Summerville spine and disc
 
Al caminar normalmente el centro de gravedad se mueve verticalmente en ambas direcciones. Durante este desplazamiento la línea que sigue el centro de gravedad no presenta cambios drásticos, sino que es suave y fluida.

Noelia Fernández López, fisioterapeuta e instructora de porteo (Barcelona, España) realizó su trabajo final estableciendo las razones por las cuáles el centro de gravedad es tan importante al portear. Reproducimos a continuación la información.
 
 
"Llevar al bebé demasiado bajo y separado de nuestro cuerpo provoca en la persona que portea un desequilibrio a causa del desplazamiento del centro de gravedad.

Para luchar contra este desequilibrio, nuestro cuerpo crea una tensión excesiva en la musculatura dorsal y lumbar, llevando los hombros hacia atrás y hacia abajo.

Este incremento de la tensión muscular de la espalda, provoca una elongación de la musculatura abdominal. Esto hace que el vientre empuje hacia delante presionando la vejiga y el periné.

Esta alteración de la estática postural no es recomendable bajo ningún concepto, pero es más perjudicial si cabe en la mujer que portea, ya que generalmente suele estar en la etapa post parto donde el cuerpo aún involuciona y se recupera de los cambios sufridos durante el embarazo y el parto.

También podría darse el caso contrario. En el que la cabeza y los hombros tienen a ir hacia delante, creando presión en el pecho y una relajación de la musculatura abdominal y pélvica.

El buen porteo se da cuando el bebé esta alto y pegado al cuerpo de la persona quien lo lleva. La posición adecuada (ventralmente) sería debajo de la barbilla de la madre. Al estar bien tensionado de abajo hacia arriba al porteador no desplaza el centro de  gravedad sino que forma parte de él.

Al cumplirse estas dos premisas, el buen porteo favorece a la alineación postural, contribuyendo a fortalecer la musculatura de la espalda, abdominal y periné. La madre ha de sentirse orgullosa y fuerte, no ha de hundirse respecto al peso que ha de llevar.

Aunque el propósito de esta infografía es informar sobre la buena posición del porteador, también es visible la correcta posición del bebé al ser porteado.

El bebé ha de mantener una flexión de unos 100º de flexión y unos 90º de abducción de cadera (entre las dos caderas). Esto comporta una forma de C en su columna vertebral lo que respeta el desarrollo de la misma. El portabebés ha de respetar la fisiología y la anatomía del bebé.
 
Estos dos puntos anteriores sólo se pueden cumplir si el bebé es porteado hacia el cuerpo de la persona que lo lleva, ya sea delante, a la cadera o a la espalda."
 
Más información: aquí y aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario