miércoles, 29 de junio de 2016

Fulares Prearmados: Errores Frecuentes y Buena Postura

Durante este último año los fulares prearmados se han hecho muy populares en Argentina, convirtiéndose en una buena opción para aquellas familias con miedo a los nudos del fular tradicional. Lo cierto es que aun con sus limitaciones (van por talle según el adulto, sólo permiten ser usados en una posición y alrededor de los 8 kilos dejan de ser funcionales) han ganado terreno y son muchos los padres que los eligen.

En este post te planteo los errores más frecuentes al utilizarlos y cómo lograr una buena postura según la edad de tu bebé.

Espalda mal colocada: La espalda del fular prearmado es de tela rígida, similar a un chaleco. Es un error muy común que esta tela se vea desde el frente. Para evitar este problema antes de poner al bebé debemos colocar bien el potabebé y cubrir nuestra espalda con la tela.

Bebé colgando (o asiento deficiente) + ropa inapropiada para portear: No sólo es necesario desplegar la tela elástica sobre el cuerpo del bebé, además debemos colocar correctamente su pelvis y subir bien sus rodillas, logrando una adecuada posición de "ranita". Respecto de la ropa: los pantalones con pie incluido (llamados también enteritos, ositos o ranitas) dificultan la posición correcta de pelvis y cadera al tiempo que llevan presión sobre los pies del bebé; por lo cual no son adecuados para portear.

Tela insuficientemente desplegada: No cubrir en forma pareja la espalda del bebé es, sobre todo, peligroso y da, además, un soporte inadecuado a su columna vertebral.

Espalda colocada correctamente: Antes de colocar al bebé ubicar en forma correcta la espalda del fular prearmado.

Posición correcta para recién nacidos y bebés pequeños: Tela adecuadamente desplegada sobre su cuerpo, sin arrugas. Ambas bandas elásticas abarcando la apertura de rodilla a rodilla y toda la espalda. Pelvis basculada. En el caso de recién nacidos, respeto por su apertura fisiológica (los empeines del pie apoyan contra el cuerpo del adulto) y buen soporte de cabeza/ cuello. Para lograr esto es posible que debamos utilizar la banda adicional, tensando la tela sobre la zona cervical, dado que el prearmado por su diseño no provee tensión en la misma. Ropa sin pie incluido. Cabeza reposando sobre el pecho, cubierta en lo posible por tela. Vías respiratorias despejadas. Bebé a un beso de distancia, en posición erguida.

Utilización en bebés mayores: Para la etapa más activa (bebés mayores a 3 meses) sugiero dejar brazos por fuera y utilizar siempre la banda extra colocándola debajo de las axilas, cruzando atrás y anudando bajo la cola del bebé. Para reforzar aun más el asiento podemos pasar sobre sus corvas y anudar en el medio.  Pelvis basculada, rodillas bien altas, apertura ergonómica de 90/100°. Cola del bebé ubicada a la altura del ombligo del adulto. Correcta tensión en la tela de la espalda (tensionar sin temor). En caso de que el bebé se duerma cubrimos sus brazos desplegando más las bandas cruzadas y su cabeza con alguno de los tirantes de los hombros.

Espero que esta información te haya sido útil. ¿Tenés dudas? Pedí un asesoramiento personalizado. ¡Excelente porteo a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario