miércoles, 6 de julio de 2016

Porteo Adaptado: La Historia de Mariana y Mateo




Inauguramos una sección llamada Porteo Adaptado con la intención de dar a conocer al mundo las infinitas posibilidades del porteo ergonómico y para que todas las familias sepan que es posible portear en circunstancias muy diversas. La historia de Mariana y Mateo es la primera, ¡esperamos que de muchas! Como asesora siento una inmensa responsabilidad y gratitud a quienes me abren las puertas, no sólo de sus casas, sino de sus vidas, y me permiten conocer sus necesidades y aportar soluciones adecuadas a ellas. ¡Gracias Mariana por tu generosidad hoy y siempre!

***

Mi nombre es Mariana, soy mamá de Mateo, que actualmente tiene 9 meses. Mi necesidad de portear a mi hijo surgió por un motivo personal: soy ciega y necesitaba una forma de salir sola con mi hijo y tener al menos una mano libre para poder usar el bastón blanco.

Sabiendo esta necesidad, me regalaron una mochila colgona, con toda la mejor intención. En ese momento confié en las personas que me decían que habían visto mamás con bebés en esas mochilas y que iban lo más bien, la verdad es que cuando me la regalaron ya estaba con panza y ni siquiera me la pude probar para sentir como quedaba. Durante el embarazo no leí mucho sobre porteo, porque me quedé con las opiniones de familiares y amigos. Además en la consulta prenatal con el pediatra llevé la mochila y pregunté si era adecuada para mi hijo, incluso en los primeros días y me respondió que sí.

Mi sorpresa fue cuando la quise probar... ¡me pareció horrible! Mateo no tenía ningún sostén, tenía que sostenerlo yo con la mano porque si no se iba para todos lados, además no lo sentía pegado a mi cuerpo, y eso me intranquilizaba mucho. Él no mostró signos de molestia, incluso se durmió, pero a mí no me gustó para nada la experiencia y no me sentía segura para salir así. Entonces una amiga me comentó que ella usaba un fular con su hija y que le resultaba muy bien y me recomendó que hablara con una asesora de porteo para que me orientara sobre cuál era la mejor opción para nosotros.

¡El asesoramiento fue excelente! Justo lo que estaba necesitando, que me mostraran todos los portabebés adecuados a la edad de Mateo y que me dieran tiempo para probar y lograr utilizarlo bien por mis propios medios. El día que vino la asesora a casa, pude sentir esa hermosa sensación de tener a mi bebito bien pegado a mí, como cuando lo tenía en brazos, pero esta vez además podía tener las manos libres para hacer otras tareas y para acariciarlo, sin preocuparme porque se pudiera caer. Ese día decidimos que el portabebé que se adaptaba mejor a nosotros era el fular prearmado.



 

Gracias al porteo ergonómico pudimos hacer muchas cosas: viajes largos en colectivo para visitar a familiares y amigos, fuimos a reuniones en el trabajo, a realizar trámites, viajamos en subte, y todo bien juntitos. Además el fular era un excelente remedio (combinado con canciones y caricias) para curar los cólicos y poder dormir la siesta. Ahora que Mateo está más grande usamos mochila ergonómica y también se animó a portear papá (también ciego). Estamos los 3 muy felices por haber descubierto esta forma de llevar a nuestro hijo que nos cuida a todos. Estoy feliz de saber que estoy llevando a mi hijo de forma respetuosa, sin producirle ningún daño a la salud.
 
Estoy feliz de tener a mi hijo bien cerquita, atesorando cada segundo de ese calorcito para recordarlo cuando crezca y quiera explorar el mundo por sus propios medios.
 
Estoy agradecida por haberme cruzado con las personas indicadas, que supieron darme la información a tiempo. Celebro la existencia de asesoras de porteo en nuestro país, creo que son muy necesarias y que debería dárseles más visibilidad. Lo único que lamento es que exista tan poca información, que no sea más visible y que, por ejemplo, los pediatras no sepan nada al respecto.
 
¡Mariana incluso hace caminatas (con guía) porteando!

Descubrí que el porteo es mucho más que una forma de llevar a mi hijo teniendo las manos libres. Que no es solo para salir. Es una herramienta que te permite estar conectada en todo momento con tu bebé, que le permite a él sentirse protegido, amado y seguro.

Tomé la determinación de que cuando me entere del embarazo de alguna amiga, le voy a regalar un portabebé ergonómico, para que no se pierda esta experiencia maravillosa.

1 comentario:

  1. Que maravilla el mundo del porteo y Muchas gracias por compartir tu historia , es algo que no había tenido en cuenta a la hora de pasar información.
    Y que gran instinto que te dijo que tu primer porta bebé no era el adecuado,te mando un gran abrazo para tu hermosa familia

    ResponderEliminar